Skip to content

La historia cruel de los huérfanos de Duplessis

27/09/2013

El espléndido blog de la Asociación GSIA – Grupo de Sociología de la Infancia y la Adolescencia  (http://gsia.blogspot.com.es/ ) recordaba hace unas semanas el terrible caso de los niños abandonados de Duplessis, una de muchas historias horripilantes de maltrato social e institucional a la infancia.

duplessis

Desde la Red Dédalo recordaremos también lo acontecido con la intención de ilustrar el papel subalterno de la infancia a lo largo de la historia y la importancia vigente de impedir el silenciamiento y la invisibilidad de ningún grupo social, en particular de los más vulnerables.

¿Quiénes fueron los huérfanos de Duplessis? Entre los años 1940 y 1950, bajo el mandato de Maurice Duplessis, Primer Ministro de Quebec, miles de niños abandonados o entregados por madres solteras culpabilizadas y estigmatizadas por una opresiva y ultraconservadora atmósfera católica nacieron o fueron internados en orfanatos. La inmensa mayoría eran niños sanos, muchos arrancados de sus madres al nacer por monjas y médicos al servicio de la trama que referiremos… El infierno cayó sobre sus vidas. La institucionalización de los niños fue promovida desde el gobierno en colaboración con la jerarquía eclesiástica para justificar el desvío de cuantiosos fondos gubernamentales. Una vez internados, varios miles de ellos fueron fraudulentamente diagnosticados de enfermedad mental y/o retraso intelectual y encerrados en centros especiales, siempre dependientes de la Iglesia católica, que funcionaban como “manicomios infantiles”. Cuantos más niños se encerraban allí, más fondos del gobierno se destinaban y gran parte de ellos terminaba en el bolsillo de Duplessis y sus socios del clero (ocho órdenes católicas: los Pequeños Franciscanos de María, los Hermanos de Nuestra Señora de la Misericordia, las Monjas Grises, las Hermanas de la Misericordia, las Hermanas de la Providencia, las Hermanas de la Caridad de Quebec, las Hermanas del Buen Pastor y las Hermanas de Nuestra Señora Auxiliadora).

Maurice-Duplessis-encontro-un-gran-aliado-en-la-Iglesia-Catolica-para-su-planes-con-los-huerfanos

Se calcula que más de 21.000 niños sanos fueron internados en los centros mentales, diagnosticándoles falsamente enfermedades psicóticas” (GSIA). Otras fuentes los cifran en 100.000. Además de abusos físicos, emocionales y sexuales que sufrieron a manos de sacerdotes, monjas y psiquiatras, la etiqueta diagnóstica abrió la puerta a que se les practicasen todo tipo de técnicas “terapéuticas”. Sufrieron electroshocks, lobotomías, inmovilización con camisas de fuerza, experimentación con nuevos fármacos… Muchos murieron y sus cadáveres vendidos a las Facultades de medicina para el aprendizaje de los estudiantes. Muchos más quedaron lesionados de por vida a causa de la pedofilia de sus “cuidadores” y de los “tratamientos” infligidos. Otros muchos fueron vendidos a familias de Estados Unidos y también de Canadá en un engranaje habitual de tráfico de niños.

La muerte de Dupllesis en 1959 destapó el horror. Unos 3000 supervivientes de esta crueldad organizada comenzaron a presentar demandas a partir de 1990 y algunos recibieron compensaciones económicas a pesar del obstinado silencio de la jerarquía eclesiástica. Sólo a partir de 2011, el Vaticano ha accedido a estudiar el famoso caso de los huérfanos de Quebec, después de que el activista de los Huérfanos de Duplessis, Rod Vienneau, y el abogado experto en Derecho Internacional, Dr. Jonathan Levy, presentaran una querella.

Fuentes:

http://gsia.blogspot.com.es/

http://www.historyofrights.com/Issues/orphans.html

http://diarioelpopular.com/2011/07/22/el-vaticano-accede-a-estudiar-el-caso-de-los-huerfanos-de-quebec/

Anuncios
One Comment leave one →
  1. XOCHITHL GUADALUPE RANGEL ROMERO permalink
    21/03/2016 8:38 pm

    Buenas tardes,

    Ciertamente la historia de la infancia, se ha caracterizado por los grandes abusos y laceraciones a la dignidad del niño, como lo referiría Lloyd de Mouse, cuanto más retrocedemos en la historia, encontramos muertes, abusos sexuales entre otros a la infancia. Mismos, que considero se deben quedar en la conciencia del hombre, al presente. Con el objeto de no olvidar, que los episodios que más vulneraron la dignidad del niño, no pueden volver a ocurrir. Es necesario comprender y entender que la infancia, fue abandonada y despojada de todos sus derechos solo por el hecho de ser niño (sin pensar como lo diría Rousseau, nadie entiende que la humanidad comenzó siendo niño). Al presente, los derechos de la infancia, se han posicionado sobre otros derechos, precisamente por que el niño, debe tener una protección especial, dado que su derecho es más fácilmente en ser conculcado.

    La historia de los huérfanos de Duplessis, es una repetición de vulnerabilidad al niño. Y se observa claramente el despreció del hombre al niño, por una cualidad encontrada en éste. Caminar a la protección de los derechos de la infancia, es la obligación de los Estados. Reconocer los instrumentos internacionales y sobre todo aplicarlos, es la misión.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: