Skip to content

El maestro ignorante

09/12/2016

Jacques Rancière (Argel, 1940) es un filósofo francés, profesor de política y de estética. En su libro “El maestro ignorante” cuenta la historia del pedagogo francés Jacques Jacotot y su método de la Enseñanza Universal.  “En 1818, la casualidad hizo que un maestro francés exiliado descubriera que se podía enseñar lo que no sabía”, nos dice Jacques Rancière en el Maestro ignorante (1985). Jacotot bautizó su método como la Enseñanza Universal. “Creo que Dios ha creado el alma humana capaz de instruirse sola y sin maestro. Hace falta aprender algo y relacionar todo el resto con eso, según este principio: Todos los hombres tienen una inteligencia igual. Aquel que no se cree capaz de enseñar lo que no sabe a su hijo aún no me ha comprendido.” (La enseñanza Universal. La Lengua materna)

libro_1356811876

Rancière dice: “Lo que embrutece a una persona no es su falta de instrucción, sino la creencia en la inferioridad de su inteligencia. Y lo que embrutece a los “inferiores” embrutece, al mismo tiempo, a los “superiores”. Lo verdaderamente emancipador no será entonces el recorrido o el camino hacia el logro de una igualdad (que, en definitiva, nunca se concreta), sino el reconocimiento del principio. La igualdad no se da ni se reivindica, ella se practica… El maestro no debe dejar de preguntar: “y tú… ¿qué ves?, ¿qué piensas?, ¿qué harías?... Las respuestas, entonces, dejarán de ser un secreto que atesora el maestro para transformarse en una conquista de cada alumno, sobre los saberes, sobre el mundo y sobre sí mismo. El único imperativo que el maestro debe sostener con tenacidad frente a un alumno es “¡tú puedes!””.

Es el concepto intensamente libertario y precioso de la “igualdad de las inteligencias“, no a veces, sino siempre, en toda situación y en todo momento. “No se tratará de enseñar el propio saber (en rigor, ni siquiera hay que tenerlo: esa es, justamente, la escandalosa posibilidad del maestro “ignorante”) sino de hacer explícito que el otro es capaz de aprender lo que quiera. Lo que se enseña cuando se emancipa es a usar la propia inteligencia. La función del maestro será plantear al alumno un desafío del que no pueda salir más que por sí mismo. Es interrogar como un igual y no como un conocedor que ya sabe todas las respuestas

 

 

Anuncios

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: